PRIMERA PERSONA

“Apuntamos a exportar y producir biodiesel”

La CAO apuesta por su plan de expansión productiva, esperando avanzar en el marco de la seguridad jurídica, la biotecnología y la liberación de las exportaciones.

Un delicioso jugo de la temporada refrescó la jornada calurosa tras llegar al interior de la vivienda del nuevo presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Reinaldo Diaz Salek, quien nos habló de la agricultura y la ganadería que sostiene a su familia, así como el rubro agropecuario sostiene a la región, significando el 12% del PIB del país, además de ser generador de empleos.
Su gestión tienen un plan basado en la seguridad jurídica, liberación de las exportaciones, biotecnología y la producción de biodiesel.

¿En qué situación recibe la dirigencia del sector y qué planes tiene para su gestión como presidente?
Bolivia es un país con vocación agropecuaria y justamente nosotros creemos que la prosperidad nace en el campo, necesitamos días mejores, eso es lo que nosotros proponemos en nuestro plan de expansión productiva. Hemos recogido las demandas de los subsectores, las hemos aglutinado en torno a una agenda de transformación agropecuaria, y hemos tendido todos los puentes de diálogo y concertación dentro de un verdadero marco de alianza pública y privada con el gobierno.

La propuesta que tenemos como nueva directiva consta de cinco puntos:
Primero. Más tierra con propiedad plena para los productores. Proponemos amonestaciones administrativas y sanciones económicas para el cumplimiento de la Función Económica Social (FES)en reemplazo de la reversión. Abrir más espacio productivo para productores, la nueva constitución señala que toda la tierra fiscal que hay en el país será distribuida a indígenas originarios de comunidades campesinas, entonces hay una discriminación, nos sentimos discriminados porque también somos bolivianos y estamos en condiciones de poder invertir y expandir la producción.

Segundo. Nuestra propuesta es la modernización tecnológica como base donde proponemos nuevos eventos biotecnológicos, pero además hacer alianzas con universidades públicas y privadas para poder lograr el salto tecnológico que necesita el agro.

Tercero. Impulso a las exportaciones agropecuarias. Aquí vamos hacer todas las gestiones que estén a nuestro alcance para que se liberen las exportaciones, las franjas de precios en muchos productos que actualmente están distorsionando el mercado interno. Tenemos que dar viabilidad a que las exportaciones salgan fluidamente.

Cuarto. Estamos insertándonos a la matriz energética, como ya se lo está haciendo con el alcohol, la gasolina (…) impulsaremos también el biodiesel, estamos en condiciones de producir el aceite de soya y mezclar con el diésel, para producir un combustible renovable.
Quinto. Vamos a construir una cultura agropecuaria donde vamos a mostrar al protagonista de todo este sistema productivo que es el productor primario. Quien madruga, va al campo y produce. Ese es el protagonista de todo este sistema exitoso que ha venido experimentando Santa Cruz.

¿Cuál de estos puntos mencionados, son a corto y mediano plazo en su gestión, y cuáles son las prioridades del desafío principal de los requerimientos de este sector?
El desafío principal es que el país se de cuenta que no podemos seguir avanzando sin propiedad plena, sin biotecnología y sin liberación de exportaciones. Haciendo una fuerte apuesta a las exportaciones, nosotros podemos llegar a ser productores para el mundo, y no solamente para abastecer más del 70% de los alimentos que actualmente Santa Cruz provee en el mercado local, sino generar divisas por exportaciones que vengan a sustituir todo lo que ha ido cayendo en estos últimos tres años, como son los ingresos por hidrocarburos y la minería.

Los tres últimos años se registró una caída en las exportaciones de más de 4 mil millones de dólares y nosotros estamos en condiciones de poder exportar eso y mucho más, simplemente necesitamos viabilizar normas para poder expandir la producción de manera inmediata. Por supuesto, todo es un plan que se limita a dos años, seguramente va servir como base para próximos dirigentes que vayan a seguir los lineamientos que actualmente estamos siguiendo.

El principal producto del sector agro de exportación es la soya. ¿Cuáles son los otros productos a los que se apuesta para incentivar la exportación?
Sí, otro producto que en el corto plazo se va a exportar es la carne bovina. Hay una oferta exportable para este 2019, más de 40 mil toneladas (TN) de carne vacuna y próximamente será la carne de pollo y cerdo.
Hay una demanda muy alta de proteína animal a nivel mundial, ya se está trabajando en la homologación de los protocolos sanitarios a países como China, Vietnam y actualmente Rusia.

Lo que tenemos que hacer es impulsar la producción para poder generar mayor fuentes de empleo. El sector agropecuario actualmente es responsable, de manera directa, en la generación del 26% de mano de obra de la población económicamente activa de todo el país e indirectamente ya en el sector de transformación secundario y terciario del servicio, llegamos casi a un 50% de la generación de fuentes de empleo.

Es ingeniero comercial por la UPSA. Fue gerente General de la Fundación Integración y Desarrollo (FINDE); es socio y actual presidente de la Agropecuaria “Hermanos Díaz” y gerente Propietario de la Propiedad Agrícola y Ganadera Guineal. Fue presidente de la Asociación de productores de oleaginosas y trigo, ANAPO. Es productor agrícola y pecuario.
Recientemente fue posesionado como presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO).

Si hablamos de fronteras agrícolas, ¿hubo expansiones en estos últimos 3 ó 4 años?
Ha habido una pequeña expansión en la producción, muy pequeña casi podríamos decir vegetativa y justamente es por eso, el productor quiere reglas claras, quiere que haya una política de apoyo a la producción seria, y ahí desde el momento que se planteen nuevas reglas, en el sentido de tener una propiedad plena de la tierra, de tener acceso a nuevos eventos biotecnológicos, de liberar las exportaciones y sacar esa franja de precios, por ejemplo en el mercado interno de la harina de soya como algunos otros productos.

Si hablamos de las cifras específicamente ¿cuánto ha crecido la agroindustria, qué sectores y cuáles han sido los avances?
Evidentemente hubo crecimiento en algunos sectores especialmente el cañero. Del año pasado a este 2019 ya se estiman 25 mil hectáreas más de caña, y eso porque se han dado buenas señales, se ha tomado la decisión de sustituir la importación de gasolina por comprarle al productor boliviano, entonces está creando mejores perspectivas para un sector muy importante como el cañero, y que igualmente tiene capacidad instalada ociosa.
Necesitamos producir más, en el sector cárnico también la producción prácticamente está acorde con la demanda en el sector bovino los últimos diez años se ha venido incrementando la productividad, en el sentido que se ha acortado la edad de abate, por ejemplo antes se terminaba un novillo con unos tres o cuatro años, y ahora se lo termina con uno a dos años entonces, de modo que hay más carne en el mercado. El sector ganadero está confiando mucho en las exportaciones como una oportunidad de expansión y de tener mejores precios .
En el tema de las normas y leyes ¿Qué es lo inmediato que necesita el sector para desarrollar las exportaciones?
Dar seguridad jurídica específicamente con el tema de la Función Económica Social, que la sanción no sea la reversión, sino una administrativa o una sanción económica, pasar de revisar la FES de dos a diez años, para que si algún productor quiere hacer una inversión importante de apertura de área de producción, pueda acceder a un financiamiento bancario y no haya problema cada dos años. Por otro lado, en el tema de la pequeña propiedad, que sea de manera voluntaria el (productor) que quiera que su propiedad sea inembargable, intransferible o la pueda hipotecar.

Cuáles son los productos liberados o que necesitan cupos. ¿Cuál es la situación en este momento?
Varios productos. Por ejemplo, tuvo hasta hace un tiempo atrás el azúcar, pero justamente uno de los avances fue ese, que se liberen las exportaciones del azúcar.
Existe una gran oferta de azúcar nacional todavía, y eso ha permitido también que fluya la producción con respecto a las exportaciones, en el caso de la soya y sus derivados.
La industria tiene que tener un certificado de abastecimiento interno para que le den un cupo de exportar o le autoricen la exportación. Esto es inviable si nosotros pensamos en un mediano y largo plazo en el comercio exterior, porque los clientes del exterior quieren seguridad en la provisión periódica.

¿Hay comités que están trabajando ya en este tema, tienen avances en la liberación y normativa para exportar?
En logística mientras más posibilidades y opciones tengamos es mejor, no solamente depender de los puertos chilenos, ya hemos visto que la hidrovía es una gran salida a ultramar a través de Puerto Bush, se lo está impulsando de manera adecuada. El 31/12/2018 el Presidente ya firmó con los empresarios un acuerdo para hacer el proyecto a diseño final y poder construir de manera inmediata la carretera y la vía férrea que vaya hasta Puerto Busch, para que los empresarios tengan posibilidad de invertir. Eso va cambiar la realidad de nuestro país, vamos a mejorar nuestra logística de exportación muchísimo.
¿Ud. tiene el dato de cuál es el movimiento económico del sector agropecuario en el país?
Lo más importante antes de pensar en el movimiento económico, es en la generación de empleo de manera directa generamos 26% e indirecta casi un 50%, y somos responsables del 12% del Producto Interno Bruto (PIB).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios