Sin categoría

Los “contra” de las medidas económicas

Los entendidos en economía aseguran que las medidas “obligatorias” de incrementos salariales y doble aguinaldo son negativas incluso para el ciudadano de a pie que tras impactar en la rentabilidad de las empresas, generan desempleo.

Aunque las autoridades de Gobierno señalan que aún es prematuro hablar del incremento salarial, los empresarios ya asumieron una posición proponiendo un 2% para esta gestión por encima de la inflación acumulada de 2018 que llegó a 1.5%. Entre tanto, la Central Obrera Boliviana (COB), pidió un incremento por encima del 5,5% para el salario básico y más del 3% para el mínimo nacional, de 2.060 bolivianos.
“Para el Gobierno nacional es prematuro discutir el incremento salarial, no tenemos todavía las cifras del Producto Interno Bruto de cierre de años pasados”, dijo ministro de Economía, Luis Arce.
No obstante, señaló que se esperará que la Central Obrera Boliviana (COB) presente su pliego petitorio para analizarlo de manera técnica, pero insistió que es “muy difícil” debatir sobre porcentajes de incrementos salariales mientras no se tenga la información oficial sobre el desempeño de la economía en 2018.
Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Marco Antonio Salinas, ratificó que ese sector insistirá en que el incremento salarial de este año al haber básico no supere el 2% y que el mínimo nacional no se incremente. “La propuesta del 2% es en relación a un análisis técnico. Cualquier incremento superior al 2% no responde a una realidad económica”, sustentó.
El gerente General del Instituto Nacional de Comercio Exterior (IBCE) Gary Rodriguez señaló que todo promedio es simplemente una media general, que no refleja situaciones particulares dentro de la economía. “Cuando hablamos de ingreso medio o ganancias promedias, no refleja que se gana mucho, o se gana poco, eso se ve a nivel de las regiones. Hay regiones que crecen mucho como Santa Cruz que creció el 6%, Cochabamba que no llegó al 3% y Tarija que está decreciendo en su economía, lo mismo pasa con las empresas, incluso al interior de un propio sector”, dijo.
Explicó que el incremento de salario y el doble aguinaldo son medidas obligatorias en función al crecimiento de la economía del país, como establece el Decreto Supremo 2802, situación que gatilla el pago del segundo aguinaldo, o porque hubo una presión de parte de la dirigencia de la COB. “Lo han acorralado (COB) al Gobierno y ahora le exigen el incremento salarial del 3% al mínimo nacional y el 5,5% al básico. Eso impacta de una forma negativa a las empresas que incluso han ganado, porque eso se transfiere a los trabajadores y se deja de reinvertir y, en el caso de las empresas que han ganado poco, definitivamente no pueden invertir en nada, y más bien prestarse para honrar esa obligación”, apuntó el directivo del IBCE.
Finalmente, señaló que hay empresas que están perdiendo y, en muchos casos, que tienen que cerrar o informalizarse para sobrevivir, y eso en el mediano plazo significa una afectación paradógicamente a los trabajadores que están remunerados en el sector formal, que tienen prestaciones sociales, subsidios, vacaciones, “de modo que no estamos de acuerdo ni con el incremento salarial obligatorio, cuando no hubo una negociación tripartita donde solo esté el Gobierno sino el también el sector empresarial, que es el que arriesga, el que invierte y genera empleos en el país”, sostuvo.
En lo que respecta al segundo aguinaldo, Rodríguez dijo que nunca estuvieron de acuerdo porque es una medida totalmente discriminatoria.
“Y si tiene que haber incremento, para ser coherentes; y si la inflación del año pasado fue de 1,52%, entonces el 2% debería ser suficiente para no frenar la economía, y no se diga además que no se está reponiendo el poder adquisitivo de los trabajadores. Hacerlo más allá sería una irresponsabilidad de parte de la COB, porque pedir no cuesta nada, y peor cuando se es dirigente y no se trabaja y está ganando de sentado por estar declarado en Comisión”, añadió el ejecutivo.
Dijo tener conocimiento de sectores que han renunciado a su doble aguinaldo para precautelar sus empleos.
Por su lado, el académico y ex presidente del Colegio de Economistas de Bolivia Waldo López, señaló que incremento salarial en Bolivia es producto de una negociación, lo que no ocurre generalmente en ningún país de Latinoamérica o el mundo.
Los incrementos se dan, explicó Lopez, primero por el producto del trabajo de los funcionarios u obreros, donde tiene que ver la productividad. El segundo elemento es la compensación a la inflación, porque hay una pérdida del poder adquisitivo; y el tercer elemento que toma el cuenta el Gobierno y algunos otros populistas de América Latina es la redistribución del ingreso.
“Y es cuando en ese proceso de redistribución entran en negociación política, y cuando prima el interés político y no tanto la redistribución productiva, porque buscan apoyo electoral, por tanto, el incremento va por encima de la productividad y por encima de las tasas inflacionarias. En ese sentido la COB aprovecha la coyuntura electoral que vivimos y plantea un incremento que no coincide con la realidad”, añadió el analista.
Como economistas, dijo López, hemos planteado que el Gobierno tome en cuenta la productividad, incluso en la sectorial, “porque los trabajadores no se dan cuenta que exigiendo un incremento salarial que no está acorde con la realidad puede generar desempleo y más inflación, en ese sentido los académicos tenemos la labor de aclarar estos aspectos”, acotó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: