ENTREVISTA

Isrrael Céspedes: “Santa Cruz ocupa el 50% de la cartera de crédito productivo”

Tras la declaratoria de la emergencia sanitaria el BDP creó una nueva línea de negocio – CREES, que cuenta con condiciones de fácil acceso y está dirigido a microempresarios que requieren capital de operaciones. El gerente del BDP dijo que al momento se colocó más de Bs 62 millones.

Cuál es el programa o proyecto que marcó hito en la vida institucional del BDP?

El Banco de Desarrollo Productivo marcó un hito importante en su vida institucional a partir del 2016, por cuanto las cifras de crecimiento superaron las exceptivas: De $us .334 millones (2016) a $us 904 millones (2019), casi el triple de activos. El triple de ingresos anuales de $us 16 millones (2016) a $us 45 millones (2019). Un primer piso que pasó de una Cartera de $us 4 millones (2016) a $us 318 millones (2019) 78 veces más grande.
Con relación al Fondo para Capital Semilla – FOCASE, el saldo de cartera del mismo se incrementó en 129% y los clientes en 120%. Estos resultados son fruto de la estrategia para generar crecimiento, rentabilidad y fortaleza financiera.
En ese sentido, el BDP –S.A.M. en la gestión 2019, benefició a un total de 27.254 personas, de las cuales, la Asistencia Genérica en todas sus temáticas alcanzó a 24.351 productores y la Asistencia Técnica Especializada a 2.903 participantes.
Durante la presente gestión, hasta finales del mes de agosto se beneficiaron a 2.146 en productores de los cuales 863 son clientes del banco, mediante 6 proyectos: Riego, Semillas, Cuero, Metalmecánica, Turismo y acceso a mercados. Del total de clientes atendidos con asistencia técnica el 76% se encuentra en el sector agrícola, el 20% en el sector de manufactura y el restante en el sector de turismo y apoyo para el acceso a mercados.

Isrrael Céspedes Cori nació en 1980. Es graduado en Auditoría en la Universidad Mayor de San Andrés y cuenta con cursos de postgrado y especialización en gerencia financiera, Banca, riesgos y proyectos.
Cuenta con amplia experiencia en áreas de auditoría, supervisión, cumplimiento regulatorio y operaciones, experiencia acumulada en instituciones bancarias múltiples, PYME y de Desarrollo.
Se incorporó al Banco de Desarrollo Productivo – S.A.M. en agosto de 2016 en la posición de Jefe Nacional de Auditoría Interna, el año 2017 fue nombrado Gerente de Operaciones del Banco, antes de pasar a su posición actual como erente General.

–¿Cómo afronta la crisis generada por la pandemia?
Tras la declaratoria de emergencia sanitaria que declaró el Gobierno Nacional por la pandemia mundial, el sistema financiero se vio obligado a lanzar medidas económicas alternativas que brinden financiamiento y coadyuven a mitigar el impacto negativo en las operaciones del sector productivo, por lo que el BDP-S.A.M. creó una nueva línea de negocio el Crédito de Reactivación Económica por Emergencia Sanitaria – CREES, que cuenta con condiciones de fácil acceso y está dirigido a microempresarios que requieren capital de operaciones. Al momento colocó más de Bs 62 millones a través de su Crédito de Reactivación Económica por Emergencia Sanitaria (CREES), beneficiando a más de 1.500 productores desde su lanzamiento en junio pasado.
Adicionalmente a esto, se trabaja en asistencia técnica para los sectores priorizados de la economía: Turismo, manufactura, agropecuario, metalmecánica, madera, calzadistas, semilla, etc., que encuentran en el BDP un plan de pagos personalizado que marca la diferencia con la banca tradicional a nivel crediticio.

–¿Le significó mora o mayor demanda de créditos para el aparato productivo?
La cartera de Segundo Piso no presenta morosidad, mientras que, en la cartera de Primer Piso según los índices de mora hasta agosto de 2020 se alcanzó el 1,15% además que su cobertura con previsiones, se mantienen en una posición favorable respecto al promedio de la banca múltiple pese a la tendencia.

–¿Cuál es la principal cartera de clientes que tiene el banco?
El 50% de la cartera de Primer Piso del banco se concentra en Santa Cruz, siendo la región más fuerte del crédito productivo BDP, el resto se divide entre Cochabamba y La Paz, dos regiones fuertes en desarrollo sobre todo en manufactura, el restante se divide en los otros departamentos. La línea de administración fiduciaria del BDP cerró el 2019 con Bs 6.820 millones y para el cierre de este año se proyecta Bs 7.300 millones. Estamos administrando actualmente 55 fideicomisos.
La cartera de créditos de primer piso del BDP-S.A.M., al 31 de agosto del 2020, alcanzó a Bs 2.180 millones, con incremento de 2,5% respecto al mes de julio del 2020, por su parte, el número de operaciones se incrementó en 2,7%, pasando de 30.225 operaciones en el mes de julio, a 31.050, lo que significa 825 operaciones más.
De los siete productos financieros, encabeza la cartera de créditos el producto Agropecuario con 62,7% de participación, seguido de Manufactura y Transformación con 21,1%; Jefa de Hogar con 10,0%; Turismo con 2,3%; Caza, Silvicultura y Pesca con 1,7%; BDP CREES con 1,8%; Programa de Arrendamiento Financiero con 0,5%, y Servicios Complementario Relacionados a la Producción con 0,001%.

–¿Cuál es la proyección para la siguiente gestión en función al apoyo al desarrollo productivo?
Para este año se espera superar los 100.000 clientes en créditos de primer y segundo piso y seguir ofreciendo créditos a medida de cada sector productivo con asistencia técnica especializada.

–¿De dónde provienen los recursos con los que opera? ¿Cuenta con recursos generados por sus operaciones?
El Banco de Desarrollo Productivo – Sociedad Anónima Mixta es una entidad de intermediación financiera de primer y segundo piso orientada a la promoción y financiamiento del desarrollo productivo nacional, regulada por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) y constituida como persona jurídica de derecho privado.
El 80% de sus acciones son propiedad del Estado Plurinacional de Bolivia y 20% del Banco de Desarrollo de América Latina – CAF.

–¿El BDP es una entidad financiera rentable y saludable?
Nuestra visión es constituirnos en la mejor vía financiera de acceso para la innovación productiva con sostenibilidad.
El Banco de Desarrollo Productivo mantuvo la máxima calificación crediticia AAA de la agencia calificadora de riesgo Moody’s Local, en la categoría “Emisor”, por reflejar la capacidad más alta de pagar el capital e intereses en términos y condiciones pactadas, pese a los efectos económicos que dejó la COVID-19 este primer semestre de 2020.

–¿Cuáles son los avances tecnológicos o de innovación que causaron impacto en las operaciones del banco?
Desde el 2019, el BDP – S.A.M. puso especial atención en apoyar a sus clientes con herramientas de tecnología financiera. En ese marco se presentó el Mapa de Complejidades Económico Productivo – Bolivia, herramienta creada para brindar información gráfica e interactiva sobre las potencialidades productivas de todo el país, además de aportar al desarrollo productivo local en cinco actividades de la economía nacional a nivel municipal (agrícola, pecuaria, forestal, industria manufacturera y turismo).
Desde su lanzamiento, a agosto 2020 alcanzó 22.150 consultas, 605 más que julio 2020, el módulo más visitado continúa siendo el “Agrícola” con 14,6% de participación.
Por otra parte, el Banco de Desarrollo Productivo, cuenta con tres plataformas virtuales para acceso a mercados y capacitación. En el caso de Encuentro BDP, se tuvieron 945 búsquedas, en plataforma de información sobre materias primas, insumos y maquinaria y equipos. También en el caso de la plataforma Ventana BDP se tuvieron 1.477 productores promocionan sus productos y cuenta con 1.856 visitas. Finalmente, el Aula BDP contó con 11.746 alumnos se capacitan, 1.695 más que en julio del presente año en 98 cursos publicados.
El BDP al cierre del abril (pese a la cuarentena) como parte de la Innovación Productiva que ofrece en sus mentorías (en este caso virtuales) en su incubadora de ideas conocida como BDP Lab contó con 564 participantes, de los cuales 332 emprendedores finalizaron el programa satisfactoriamente, culminando con todos los módulos y talleres y de ellos, 71 emprendedores accedieron a un crédito FOCASE para dar inicio o continuidad a sus emprendimientos.
Al ser el único banco de desarrollo en Bolivia, no solo ofrece soporte financiero, sino también técnico, es decir ofrece un “plus” que viene de la mano de la asistencia técnica y capacitación, que permite el desarrollo, seguimiento y evaluación con indicadores que nos permitan medir el impacto de la implementación de este enfoque.
Es decir, permite realizar un diagnóstico del negocio a emprender o que ya se encuentra en funcionamiento y se le brinda herramientas técnicas para ese negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: