ANÁLISIS

Seguridad social a corto plazo

Hay miedo en que la implementación de plataformas virtuales, dejen sin trabajo a varias personas.

Por David Villarreal

David, Villarreal es Consultor especialista en Seguridad Social a Corto y Largo Plazo. Socio fundador y CEO de Planifica Consultores.

Dicen que la tercera es la vencida, y es que en el artículo del pasado mes de marzo, fue la segunda vez que hice referencia a los cambios en los hábitos personales y laborales, ocasionados por la pandemia.
Lo cual se ve reflejado en algunas empresas e instituciones que implementaron plataformas digitales permitiendo que los trámites y gestiones sean virtuales, ya sea a través de aplicaciones o habilitando una oficina virtual en sus páginas web, tal como lo hicieron las AFP, ya que ahora prácticamente se puede realizar todo tipo de trámites sin tener que estar presencialmente en sus oficinas.
Sin embargo, en lo que se refiere a los Entes Gestores de Salud, una mayoría sigue con la modalidad presencial, a la cual llamo “del sellito y las fotocopias”, tanto para efectuar trámites, gestiones o para el cumplimiento de diferentes obligaciones; lo cual genera aglomeración de personas sin que se respete el distanciamiento social. O sea, en casa de herrero cuchillo de palo.
Y para muestra un botón, sólo es cuestión de pasar por algunas de las instalaciones donde se realizan esos trámites administrativos, y podremos ver a muchas personas haciendo fila en la calle, sin que apliquen las medidas básicas de bioseguridad, lo cual representa un alto riesgo de contagio no sólo para los que están en la fila, sino para las personas que deberíamos circular por la acera pero, que en todo ese afán, tenemos que bajar a la calle para aplicar el distanciamiento social, tanto con esas personas (para no contagiarnos), como con los vehículos (para que no nos atropellen).
No entiendo cómo se puede seguir con el papel impreso, los formularios físicos y el tener que depender de una ficha para que, cuando toque el turno, poder ingresar con todo el legajo de documentos y concluir el trámite, salvo que en todo el afán a esa persona se le haya olvidado sacar alguna fotocopia o haber impreso la cantidad de ejemplares que solicitan.
Dar ese paso y aprovechar de la tecnología, no sólo ahorraría tiempo y dinero, sino principalmente se evitaría que, en esta coyuntura, las personas no tengan que exponerse a un alto riesgo de contagio, porque para empezar hay que levantarse muy temprano (4 o máximo 5 de la mañana) y así poder conseguir esa preciada ficha que nos guiará a la tan esperada consulta médica o a liberarnos de ese tedioso trámite, que muchas veces se vuelve eterno.
Han pasado 16 meses desde que se declaró emergencia sanitaria y cuarentena en toda Bolivia, y la mayoría de los Entes Gestores de Salud, sólo han implementado la transferencia bancaria para que las empresas puedan realizar el depósito por el pago de aportes. Pero señores una golondrina no hace verano.
A estas alturas, sino todas, la mayoría de las Cajas de Salud ya debían haber implementado plataformas virtuales o aplicaciones móviles, para que sus afiliados puedan solicitar citas médicas de todas las especialidades, y las empresas puedan realizar todo tipo de trámites, desde la afiliación o baja de un trabajador, comunicación de novedades, bajas y altas médicas, certificaciones, hasta la presentación virtual de las planillas de sueldos y el pago de aportes.
Creo, sin temor a equivocarme, que hay miedo en que la implementación de plataformas virtuales, dejen sin trabajo a varias personas, sin embargo, las mismas personas que revisan y dan su visto bueno a las presentaciones presenciales de los diferentes trámites o gestiones, tendrán que seguir revisando que todas las declaraciones y documentos estén correctamente declarados, lo cual les permitirá detectar errores u omisiones con mayor facilidad y de manera inmediata, además de ahorrar dinero y espacio que actualmente destinan para archivar la inmensa cantidad de papeles, de las miles de empresas que tienen aseguradas.
Sin embargo, tampoco vamos a tapar el sol con un dedo, ya que en algunos Entes Gestores de Salud hay un desequilibrio en lo que respecta al personal administrativo, existiendo áreas o unidades donde se tiene mucho personal, y muy poco donde realmente se necesita, que principalmente es en atención directa a los asegurados y empresas.
Ahora, para nadie es sorpresa que la cantidad de personal de salud, y la propia infraestructura, de la mayoría de los entes gestores, en relación con la población asegurada (titulares y beneficiarios), no logra cubrir las necesidades para poder brindar una atención adecuada. Sin embargo, se pueden solucionar en gran parte esas deficiencias, destinando los recursos que se pueden ahorrar, con la implementación de plataformas virtuales.
¿Será que la mayoría de estas instituciones tienen la intención de ingresar a la era digital de manera integral e inmediata? ¿O seguiremos por varios años más con toda la burocracia que representa el calvario de los trámites y gestiones, donde seguiremos escuchando la famosa palabra “falta” o el vuélvase mañana? ¿O es que aquello de que no hay mal que dure cien años, lo quieren aplicar literalmente?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: